Del temor del profesor a verse superado por el alumno

marzo 2, 2007 a las 4:47 pm | Publicado en Reflexions | 4 comentarios

Pongamos que un profesor, llamado A, imparte unas sesiones sobre un tema que no domina o que domina en parte. Pongamos que este profesor tiene un alumno, llamado B, que conoce bastante algunos aspectos del tema. Imaginemos, también, que el profesor A encarga un trabajo a los alumnos, y que el alumno B se cuestiona cosas. El profesor A y el alumno B se citan, conversan, no se entienden y en un arranque de rol de profesor tradicional el profesor A cuestiona los saberes (sustentados en la teoría y la práctica, y muy, pero que muy válidos) del alumno B, como respuesta a un temor. El temor del profesor es sentir que ya no es él el experto, pensar que su alumno sabe más que él. El alumno, confundido, se va del despacho y tiempo más tarde descubre el desconocimiento del profesor sobre el tema.

Reflexiones

1. ¿Es posible que un profesor aprenda de un alumno?

2. ¿Puede ser que el profesor sea experto en una cosa y el alumno en otra?

3. ¿Puede ser que algún día estos docentes se den cuenta de su error?

4. Considero que el profesor debe tener unas ciertas habilidades y capacidades fruto de su desarrollo personal y docente que le permitan ayudar al alumno en su proceso de aprendizaje aunque el alumno conozca más el tema. El docente, pues, no es un simple transmisor de conocimientos sino algo más. Puede ser un guía, un organizador, o quien motive el aprendizaje. Qué triste es ver un profesor asustado porque un alumno sabe cosas y cuestiona otras, cuando ese, en  realidad debería ser el objetivo de cualquier docente. Que el alumno aprenda, reflexione e incluso, tenga sus propios conocimientos.

Pongamos que esto, no ha sucedido…

4 comentarios »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

  1. Con respecto a las reflexiones:
    1. Todos somos seres humanos, por ende suceptibles a cometer errores e incapaces de saber todo, a lo que mi respuesta seria si, es posible que un profesor aprenda algo de un alumno. Si bien el profesor goza de un título que lo acredita como tal, el alumno puede adquirir mediante la experiencia lo que le falte en conocimiento al profesor.
    2. No veo que ambas afirmaciones sean mutuamente excluyentes entre si, por lo que nuevamente la respuesta seria si, claro que el profesor puede ser experto en una cosa y tranquilamente el alumno experto en otra.
    3. Creo que reconocen sus errores al momento de escuchar algo que ellos saben en su interior que es real, por lo que es algo que de seguro les quita el sueño, claro que no les conviene mostrar ese lado débil frente a quien “aprende” de él.
    4. Falta de capacidad para reconocerse inferior frente a quien deberia serlo frente a él.

  2. UUUhhhh!!!

    Creo que el problema parte porque el profesor y el alumno asumen “roles” propios de épocas pasadas y no escapan a ellos. En segundo lugar, es propio de estos roles el dar “golpes en la mesa” por parte de quien se supone tiene la autoridad.
    En tercer lugar, las instituciones menormente asumen una perspectiva distinta en este asunto, se tiende a proteger al “jefe” o al que se supone “debe” saber.
    Finalmente, creo que para muchos “profesores” las ideas de mediación, aprendizaje colaborativo, trabajo en equipo, democracia y otras permanecen en el mundo de la teoría. Muchos vociferan estos principios, pero lejos están de practicarlos…”del dicho al hecho, mucho trecho”….

  3. Tíscar Lara presenta un artículo interesante que puede estar relacionado con este tema y lo introduce así:

    Detrás de expresiones como “mis lectores saben más que yo” y “conversaciones en lugar de conferencias”(1) subyace un cuestionamiento del principio de autoridad y, con ello, una crisis de las instituciones modernas.

    http://tiscar.com/2007/03/09/el-curriculum-posmoderno-en-la-cultura-digital/

  4. Hay un autor que recogió la idea de diferencia entre experto y principiante. Shweder en 1990 dijo:
    … lo que parece distinguir a un experto de un principiante (jugador de ajedrez, usuario de un ábaco, profesional del diagnóstico médico, etc.) no es una mayor capacidad lógica o psicológica pura y sin contenido. Lo que el experto posee que le falta al principiante es una cantidad y una calidad mayores de conocimientos específicos del campo relativos a las propiedades del estímulo, así como el dominio de las “herramientas” especializadas o caseras del oficio.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: